3 Consejos para disfrutar de tu visita a un gran museo

Te encanta el arte y, como amante del arte, quieres visitar todos los museos, exposiciones y galerías posibles.
Entras en una exposición, o galería, y descubres nuevas obras que te encantan (o no) y a partir de ahí investigas sobre ese artista que hasta ahora desconocías.

Pero, cuando vas a visitar la exposición permanente de un gran museo la cosa cambia…
Hay obra por todas partes, no sabes dónde mirar y sólo sientes interés por aquellas que conocías con anterioridad.

¿Te identificas con esto?

Nos pasa a todas las personas. Gran parte de lo que hay en la historia del arte no es sólo técnica, si no lo que significa.
Por qué se hizo, por qué es digna de estar en un gran museo, que tiene de especial su técnica, que estaba pasando en la sociedad en el momento en que se pintó…

Hay obras que, sin saber nada de ellas, te atrapan, hacen volar tu imaginación y te hacen entrar en ellas solo con verlas. En esto tienen que ver tus gustos personales y la afinidad que puedas tener con ellas.
Pero hay otras que disfrutas si sabes su historia, mucho más allá de si son correctas técnicamente o no.

Te voy a dar unos consejos para disfrutar de tu visita a un gran museo.

 

Lleva tu visita preparada

Haz los deberes. Investiga que obras son las que podrás ver en el museo, apunta las que más te interesan y estúdialas antes de verlas.

Tus curiosidad estará en el punto más álgido.

Si me sigues en Instagram sabrás que hace poco he estado en Londres visitando la Tate Modern y la National Gallery. Además hace poco acabé de leer, por segunda vez, «Cartas a Theo» de Vincent Van Gogh.

Es toda una experiencia ponerse delante de un Van Gogh y saber que esos colores se los compró y envió su hermano Theo, que cuando pintaba sus cuadros lo único que deseaba era que los espectadores pensasen que era una persona de alma sensible… Además de todo lo que ya es sabido sobre su técnica y su genialidad.

¿Entiendes la diferencia de la experiencia?

 

No vayas con la intención de visitar todo el museo

Con esto no quiero decir que no recorras todo el museo, si no que no vayas con la intención de detenerte delante de todas las obras.

Pasea y detente a observar con más detenimiento aquellas obras que son de tu interés. La experiencia será mucho más enriquecedora.

 

Anota las sorpresas que encuentras

Mientras paseas por el museo irás viendo obras algunas no te llamarán excesivamente la atención pero, estoy segura, que vas a encontrar algún descubrimiento que te atrapa.

Anota esos descubrimientos para luego poder investigar más sobre ese artista y su obra.

Por ejemplo, en la National Gallery, me atraparon las pinturas de Canaletto y realmente no esperaba que me fueran a enamorar.

Estos son mis tres consejos para visitar grandes museos y disfrutar de ellos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.