Escapada de fin de semana a Benasque

La primera semana de Marzo ya pensaba que era primavera. Cuando vi un metro cuadrado de nieve en la rotonda de la entrada a Benasque los mocos invadieron mi nariz. Así tal cual te lo cuento. Aparecieron de la nada.

¡Hey!

¿Que tal estas?

Hoy vengo a explicarte mi escapada de fin de semana a Benasque en la que he disfrutado tanto como me he fastidiado.
Al final, pasárselo bien no está reñido con pillar un resfriado de mil demonios y, que un domingo de escapada, se te rompan las gafas. Las gafas de miope… que si jode que se te rompan las de sol ya te digo que menudo fastidio llevar las de ver con una sola patilla y ¡encima resfriada!
¿Que no tiene nada que ver el resfriado con las gafas? Oooh y tanto que si…pues sin patilla cada vez que estornudas las gafas quieren salir volando.

Disfrutar de una escapada de fin de semana a Benasque a pesar de los pesares

Ahora que ya sabes los inconvenientes que no han impedido que pasara una estupenda escapada de fin de semana a Benasque te explico los detalles de la experiencia.
La escapada ha sido con 8 amigos lo que siempre tiene su punto. El alojamiento: en casa de una pareja de amiguis (¡Gracias Nurieta y Jordi ha sido genial!).

Benasque se encuentra en el pirineo argonés. Nunca antes había estado y ya quiero volver.

Si te gustan los paisajes bonitos y la montaña apuntante este lugar como visita obligada 🙂

Eso si, ten en cuenta que llegar a Benasque no es moco de pavo.

Está comunicado con el resto del mundo por un congosto. La subida la hicimos un viernes por la noche.
No se veía nada, solo sentía una especie de meneíto que acabo por ser un mareito de esos de quedarte con la cara blanca. ¡Que de curvas!

La bajada si la disfruté. Ese paraje de día es impresionante. Por su belleza y por el cague que da ver que hay un señor desfiladero justo al lado de la carretera.
Estas carreteras, espantadebiluchosquesemarean, normalmente llevan a sitios increíbles. Como Benasque.

Una escapada de fin de semana a Benasque es pasar dos días entre montañas.

En el valle de Benasque se encuentra el mayor número de picos superiores a 3000 metros del Pirineo. Por este motivo es un paraíso para alpinistas, montañeros, escaladores, esquiadores y otros amantes de deportes de montaña.

Si te gusta esquiar lo siento pero no te voy a explicar como son las pistas de esquí porque no he estado. Lo único que se es que las pistas de Cerler son también las más altas. Con lo que mi interior encuentra más razones para no ponerse unos esquíes. No me gusta esquiar. I’m sorry.

La excursión en raquetas de nieve

Paisaje Nevado en Benasque

El sábado por la mañana nos despertamos semi-pronto (tengamos en cuenta que también nos gusta perrear).

Desayunamos chocolate con churros y alquilamos unas raquetas de nieve.

La verdad que yo estaba muy emocionada. Nunca había hecho un excursión en raquetas de nieve.

Nuestra siguiente parada: Llanos del hospital.

Pinos con nieve en Benasque

La subida en coche ya era una flipada. Pasamos de Benasque y su metro cuadrado de nieve en la rotonda de la entrada a empezar a ver, nieve, y nieve y más y más y más nieve.

En serio, no exagero. La nieve al lado de la carretera media poco menos de 1,68. (No  pienses que llevo un metro incorporado; es lo que yo mido.)

La nieve que cubría las montañas estaba completamente lisa. Parecía una nube. Un dibujo. Un cuento.

Y mirar hacia arriba un espectáculo. De verdad. No puedo describirlo con palabras. La naturaleza es maravillosa. (No, no tomo estupefacientes, es solo que hacía años que no veía la nieve)

Pinos nevados en Benasque

Aparcamos un poco alejados y caminamos un buen trozo por la carretera antes de ponernos las raquetas.
Momento cómico en el que estuvimos media hora intentando ponérnoslas de forma correcta.
Venga ahora si… ¡Vamos a caminar!

Que sensación extraña. Me sentía entre una gran aventurera y un pato mareado.
Y de los más torpes.

Caminamos hasta llegar a Llanos del hospital una pista de esquí de fondo en compañía de un hotel al que le rodea un paisaje de ensueño.

Hacía un día genial. Hasta que el sol decidió esconderse y nos tocó volver caminando en medio de un temporal de viento y nieve. Toda una aventura.

Montañas de Benasque

Para ser mi primera experiencia en raquetas la verdad fue suficiente. Pero me gustaría hacer otra excursión más seriamente. Al menos de 3-4 horitas (quizá estuve 1 o un poco más pero parando a disfrutar del paisaje cada 2 minutos).

Paisaje nevado en Benasque

Por la tarde-noche aprovechamos para pasear por Benasque y cenar en un buen restaurante.

Benasque es un pueblo precioso. Típico de montaña y está muy bien cuidado. Es muy pequeñito pero esta repleto de restaurantes y bares.

Mi consejo, si haces una escapada de fin de semana a Benasque, es que prepares una buena mochila, te plantes unas xirucas impermeables y te eches a caminar. Disfrutar de una buena excursión por la montaña te ayuda a desconectar. O más bien a reconectar con tu interior.

Por cierto, también te recomiendo que tomes muchas naranjas un par de semanas antes de ir y que si eres miope lleves tus gafas de recambio.

Cris en Benasque

¿Alguna cosa más que haya que llevar para prevenir incidentes?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.